175 años a su servicio
Polícía Local  Ronda
Anécdotas
Esta   nueva   sección   está   dedicada   a   reflejar   las   anécdotas   que   nos   han   parecido   más   interesantes   relacionadas   con   las   intervenciones   que   hacen los policías a diario. En breve irán apareciendo muchas de ellas, ya que las estamos redactando.     Bebé en el maletero     Móvil al volante     El tren increíble     Susto en la Jefatura     Sorpresa en alemán     Nuestro Paquito       Bebé en el maletero               Mes   de   Julio,   turno   de   tarde,   cae   el   sol   con   todas   sus   fuerzas   y   el   vehículo   policial   sin   aire   acondicionado,   parece   un   horno.      Sobre   las   16:00 horas   nos   comunica   nuestra   central   que   en   el   cruce   de   la   calle   Sevilla   con   Mariano   Soubirón   hay   un   vehículo   estacionado   a   pleno   sol   y   dentro   de su   maletero   salen   los   lamentos   de   un   bebé.   Inmediatamente   y   con   las   señales   de   urgencia,      nos   dirigimos   al   lugar   pensando   que   si   es   verdad   el comunicado, con el vehículo estacionado al sol el bebe poco puede aguantar.            A   nuestra   llegada   al   lugar,   un   grupo   de   personas   rodean   un   vehículo   y   al   vernos   con   gestos   de   impaciencia   y   de   alarma   nos   indican   que   hay   un bebé   dentro   del   maletero,   que   actuemos,   que   hagamos   algo.   Un   poco   acelerados   por   lo   que   podía   ser   y   por   la   presión   de   la   gente,   intentamos confirmar   lo   que   parecía   evidente.   Y   efectivamente   de   dentro   del   capo   del   vehículo   se   oía   claramente   el   llanto   de   un   niño.   Sin   pensar   siquiera   en localizar   el   propietario   del   vehículo,   con   la   llave   de   cambiar   las   ruedas   del   patrullero,      lo   forzamos   ansiosos   por   sacar   al   niño.   Pero   no,   no   había      un niño,   había      un   chivo,   un   cabrito.   ¡Que   alivio!,   cualquiera   lo   hubiera   dicho   después   de   oír   sus   lamentos.   Y      el   vehículo,   un   Talbot   Horizont,      el   del carnicero   de   un   carnicería   muy   próxima,   sita   en   la   calle   Sevilla,   que   alarmado   por   tanto   jaleo   se   personó   en   el   lugar   encontrándose   con   su vehículo forzado.                Una   vez   explicado   lo   sucedido   y   no   sin   advertirle   que   no   era   muy   justo   tener   a   un   animal   a   pleno   sol   y   sin   ventilación   dentro   de   un   maletero,   el carnicero   comprendió   nuestra   actuación,   se   disculpó   por   tener   el   animal   de   semejante   manera,   alegando   que   había   sido   solo   para   un   momento,   y no pidió que se le arreglase el maletero.  M.C. Ronda.-     Móvil al volante             En   cierta   ocasión   nos   encontrábamos   un   compañero   y   yo   realizando   un   control   preventivo   de   alcoholemia,   prestando   especial   atención   al   uso del teléfono móvil por los conductores, en atención a la campaña que a tal efecto se estaba realizando.             Pues   bien,   en   un   momento   dado,   observo   que   mi   compañero   “salta”   rápidamente   a   la   calzada   y   procede   a   dar   el   alto   con   las   señales pertinentes,   a   un   vehículo   que   se   aproximaba   a   nosotros.   Presto   atención   al   vehículo,   hago   lo   mismo   con   mi   compañero   y   no   acabo   de   entender   el porqué de su conducta. -    ¿Qué haces? Le pregunto. -            Voy   a   denunciarlo   porque   viene   hablando   con   el   teléfono   móvil-   ,   me   contesta.   Mi   reacción   ante   su   respuesta   fue   una   sonora   carcajada,   que aumentó   aún   más   al   observar   su   cara   de   sorpresa   por   mi   reacción.   El   vehículo   aminora   la   marcha   y   se   detiene   en   el   lugar   que   se   le   indica   y   mi compañero, ávido de denunciar al presunto infractor, le solicita la documentación -     Que estás metiendo la pata, Paco -, exclamé entre risas. ¿No te has dado cuenta todavía? -               Pues   no,   no   se   había   dado   cuenta.   El   vehículo   era   inglés,   con   el   volante   en   el   lado   derecho   y   la   persona   que   venía   hablando   con   el   móvil   no era su conductor, sino su acompañante.      Todavía nos reímos, casi a diario, en la Jefatura al recordar el incidente, y es que los Policías también somos humanos.        El tren increíble                Pocos   meses   después   del   desgraciado   atentado   de   Madrid,   en      la      “Ciudad   Soñada.”   Una   noche   a   las   seis   de   la   mañana   suena   el   teléfono   ( 092),         como   siempre   contesto   “Policía   Local…,   dígame”;      al   otro   lado   del   hilo   “   Oiga   por   favor,   que   venga   la   pareja   que   el   tren   se   ha   parado   en seco a la altura de mi vivienda , en el Olivar de las Mojas  bloque 4, 2º piso  y se ha roto la ventana”. “Bien - le contesto - ¿el tren sigue parado en el lugar? “ . “Si, si  está aquí junto al bloque”. “ No se preocupe que ahora mismo pasan los compañeros a ver que ha ocurrido”               Aclaro   que      se   trata   de   una   calle   que   trascurre   paralela   a   las   vías   del   tren.   En   la   sala   de   Jefatura   se   encontraban   los   compañeros   de   patrulla cada   uno   con   una   tarea   diferente   y   el   Oficial   de   Servicio. A   esas   horas   después   de      veinte   años   juntitos   no   tenemos   muchos   formulismos,   así   que me vuelvo sentada en mi silla y me dirijo a todos en general incluido el señor Oficial.“ “      Oye   en   el   Olivar   de   las   monjas   a   la   altura   del   bloque   nº   4      se   ha   parado   el   tren   en   seco   y   se   ha   roto   una   ventana,   pasaros   a   ver   como      ha   sido eso.”   El   señor   Oficial   fue   el   primero   en   contestar   “Anda   ya   María…   ¿   cómo   se   va   ha   romper   un   cristal   porque   el   tren   ha   frenado,   estás   muy cansada   a   estas   horas.”   Los   demás   compañeros   hasta   cuatro   en   total   no   dejaron   de   hacer   bromas      en   el   mismo   sentido   hasta   que   me   cansé   de escuchar   y   con   un   poco   de   mal   genio   dada   la   hora   que   era      y   que   no   se   ponían   en   marcha      les   dije:      “   ¿¡Queréis   comprobar   de   una   vez   que   ha ocurrido!? quizás ha saltado una piedra o alguien ha intentado boicotear las vías o quien sabe.” Se   ponen   todos   en   marcha   ya      no   dejando   de   replicar.   Cinco   minutos   después   se   recibe   llamada   por   la   emisora   de   la   radio   que   por   suerte   esa noche funcionaba bastante bien. “Central..   comunica   con   Renfe   y   ponle   al   tanto   de   la   llamada      según   parece   ha   saltado   algún   objeto   desde   la   vía   y   si      no   ves   la   ventana   no   te   lo crees,   hemos   encontrado   en   el   dormitorio   de   uno   de   los   hijos   de   esta   pareja   que   por   suerte   no   estaba      un   trozo   de   metal   que   si   lo   pilla   no   lo cuenta” “ No me digas y te tengo que creer?” De forma que de inmediato aviso a Renfe.                Después   de   la   inspección   ocular   resulta   que   no   eran   boicoteadores   poniendo   piedras   en   los   raíles   sino   que   una   pieza   de   la   máquina   del   tren   se había desprendido, causa por la que el tren se paró en seco y se había estrellado contra la ventana del asustado ciudadano.-  M.C. Ronda.-      Susto en la Jefatura             Nuestra   Jefatura   está   situada   en   un Ayuntamiento   bastante   antiguo,   en   el   que   antiguamente   se   ubicó   un   Cuartel      de      Milicias.   En   el   sótano   se encuentra   el   depósito   municipal   carcelario   en   la   actualidad      y      los   polis   nuevos   escuchábamos   algunas   historias      que   contaban   los      veteranos sobre   ruidos   extraños      y   fenómenos   extraños.   Era      el   mes   de   Enero   del   año   90,   hacía   un   frió   que   calaba   los   huesos;   en   la   Plaza   delante   de Jefatura   los   árboles   silbaban   al   son   del   aire.   A   las   cinco   de   la   mañana,   después   de   tomar   un   café,   salimos   a   dar   una   ronda   por   la   ciudad   a   ver quien   tenía   valor   de   andar   por   ahí.   Me   había   fijado   que   mi   compañero   estaba   liando   algo   en   una   pata   de   la   silla   que   había   junto   al   teléfono. Salimos   los   dos   y   nos   subimos   en   el   coche. A   la   hora   mas   o   menos   me   dice:   ”   vamos   a   volver      un   momento   al Ayuntamiento”.   Una   vez   en   la   Plaza éste   apaga   el   motor      y   las   luces   del   coche   antes   de   llegar,   se   baja      y   me   dice   “   No   cierres   la   puerta   del   coche   ni   hagas   ruido”,   se   acerca   a   la   puerta de   entrada   y   coge   algo   del   suelo,   tira   suavemente   para   terminar   la   maniobra   en   un   tirón.   Dentro   oímos   un      golpe   y   a   continuación   una   serie   de palabras   que   no   podíamos   entender.   De   pronto   se   abre   la   puerta   de   la   calle   y   vemos   al   compañero   que   se   había   quedado   en   el   teléfono   “blanco como   la   pared”   y   con   los   pocos   pelos   que   le   quedaban   en   la   calva   de   punta,      salir   a   todo   prisa   hacia   nosotros   a   causa      del   gran   susto   que   le   dimos al pobre. Se partía de risa  y yo la verdad no sabía que hacer; si reír o llorar, porque si me lo hacen a mi no se si hubiese sobrevivido.                     Ahora   comprendía   que      este   bromista   había   atado   la   silla   que      estaba               junto   a      la   que   ocupaba   mi   compañero   con   una   tanza,   dejando   la   otra punta de esta en la puerta de entrada. A nuestra vuelta  podría  tirar de la misma y volcar la silla  sin ser visto.                   En recuerdo  a  Luis por los momentos vividos juntos. M.C. Ronda.-       Sorpresa en alemán             Trabajo   desde   hace   veinticinco   años   en   la   Policía   Local   de   una   ciudad      que   tiene   una   gran   afluencia   turística.   Claro,   algunos   todavía   creen   que aquí la  “poli” no es como en su país…, total… y si te multan pues le regateas y pagas la mitad, como si de un Mercadillo se tratara.             Bueno,   pues   como   en   todas   las   ciudades   inglesas,   francesas   o   alemanas   se   denuncia,   se   retira   con   la   grúa   y   se   actúa   contra   los   malos   hábitos de   los   ciudadanos   (   según      ellos)   aunque   sea   turistas.   Resulta      que   el   compañero   que   estaba   de   servicio   de   grúa   le   había   retirado   el   coche   a   unos extranjeros,   los   cinco   se   encontraban   en   el   Depósito   bastante   enfadados   y   con   una   retahíla   que   nadie   entendía,   por   lo   que   desde   la   Central   se requiere   a   la   unidad   del   coche   patrulla   para   personarse   en   el   lugar   y   tranquilizar   a   estos   y   solucionar   el   problema   que   pudiesen   tener.   Junto   con   mi compañera,   me   pongo   en   marcha   a   las   cuatro   de   la   tarde   con   el   calor   que   hacía,   40   Grados   a      la   sombra,   a   ver   que   me   encuentro   y   yo   pensando para   mí:      “como   se   pongan   tontos   a   ver   qué   hago”,   esta   no   se   como   va   a   reaccionar.   Llegamos   al   lugar   de   destino   nos      bajamos   del   coche   con   mil esfuerzos   pues   costaba   trabajo   respirar.   Los   extranjeros   estaban   con   las   camisas   quitadas   y   bastante   alterados.   Saludamos      según   costumbre   y preguntamos   en   español   qué   problema   tenían,   todos   comenzaron   hablar   a   la   vez   sin   que      nadie   les   pudiese   parar.   Yo   no   entendía   nada,   miré   de reojo   a   mi   compañera   y      observé   que   arrugaba   un   poco   la   frente   y   se   le   ponía   cara   de   pocos   amigos   aunque   tenía   una   sonrisa   un   poco   rara   como de   niña   pilla.   De   pronto   la   oigo   de   comenzar   hablar   en   un   idioma   que   desconozco,   pero   para   mi   sorpresa,   los      extranjeros   parece   que   sí   la entendían,   se   les   puso   una   cara   que   todavía   me   acuerdo   y   me   da   risa.   Desde   luego,   al   parecer,   ella   fue   bastante      clara      pues   sacaron   el   dinero pagaron   la   retirada   de   la   grúa   y   se   marcharon   del   lugar   sin   "decir   ni   mu".   Cuando   nos   marchamos   del   lugar   le   pregunté   a   mi   compañera      qué      les había   dicho   y   me   contesta   que   estaba   cansada   de   ver   como      los   extranjeros   ponían   a   sus      respectivos   países   por   las   nubes   con   el   respeto   al turista   y   cuando   le   parecía   que   había   oído   bastantes   insultos   soportables      les   explicó   en   su   idioma   que   se   lo   podían   contar   a   otra   persona   pero   no a una que había vivido en su país durante ocho años. En fin, creo que fue bastante  convincente.- M.O.B.      Nuestro Paquito          En   una   de   las   últimas   promociones,   para      diversión   de   todos,      aprobó   las   oposiciones   Paco,   el   superagente   anecdótico. Al   pobre   le   pasa   de   todo;     cuando él está en el turno y nos reunimos para pasar lista es como un teatro. “ ¿ Paco que te paso ayer con la del coche que iba hablando por teléfono ? “ “Na yo no tengo la culpa que los coches ingleses lleven el volante en la derecha ”.  Todos se parten de risa. “  Pero Paco si hace dos días querías denunciar a una guitarra que  portaba  uno a la espalda porque no llevaba casco ”. Se vuelve a oír carcajadas  que seguro que llegan a la calle.   “ Paco  y  la otra noche que te encontraste en el rellano de las escaleras “ ? “      Ja,   Ja      ya   sé   lo   que   os   pasa:   tenéis   envidia   porque   la   chica   salió   cuando         llegué            yo,         y      cuando   me   vio   cambió   su   actitud   mostrándose   sexy, ustedes es que  no tenéis clase ”, y se pasea  por la sala con aire de “dandy”.       “   Paquito´…   y   el   control   de   alcoholemia   como   fue   “?   ,   “   Calla   calla   ,   le   doy   el   alto   a   un      conductor   con   un      Citröen      Dyane   6,         buenas   noches caballero   estamos   realizando   un   control   de   alcoholemia,      sería   usted   tan   amable   de   apagar   el   motor   y   mostrarme   la   documentación   .?   El   buen hombre   se   baja   del   coche      y   procede   a   levantar      el   capó   del   motor.      Miro   a   mi   compañeros      preguntándonos   qué   es      lo   que   ha   entendido   el hombre,   nos   acercamos   y   le   preguntamos      “   Que   le   ocurre   “?.   “Pero   bueno   no   me   ha   dicho   usted   que   le   enseñe   el   motor   a   ver   en      que quedamos”?.      Seguidamente   una   vez   que      procedemos      a   la   realización   de   la   prueba      le   explicamos   que   tiene   que   soplar   y   nos   pregunta      “   Para donde soplo para dentro o para fuera”?.          El   Oficial   se   las   ve   y   se   las   desea   para   hacer   callar      las   risas   y   pasar   lista   y   cada   vez   que   llega   él   hay   alguna   anécdota   nueva   que   contar;   cuando no le “caen las cosas” solas las busca él mismo y tiene un repertorio como para escribir un libro él solito.
© Policía Local Ronda Pza. de Carlos Cano s/n 29400 Ronda (Málaga) Telf. 952871369 Mail: policialocal@ronda.es - Excmo Ayuntamiento de Ronda - Webmaster: jgudepl@gmail.com Sitio Web patrocinado por Sur Informática Avda. Victoria s/n