175 años a su servicio
Polícía Local  Ronda
Consejos          Seguridad
ESTAFAS MÁS FRECUENTES : Timo de la lotería Trileros. El Tocomocho. La Estampita. El Nazareno. El Instalador. El Desahuciado. Estafas por Internet. Timo de la Lotería. Los   autores   realizan   un   envió   masivo   de   correos   electrónicos   a   direcciones   obtenidas   por   Internet,   en   los   cuales   utilizan   fraudulentamente logotipos   tanto   de   organismos   de   lotería   nacional   ("Lotería   Primitiva","El   Gordo   de   la   Primitiva","Loteria Nacional",   etc.)   como   inventados   ("Nacional   Loto"   y   similares),   en   los   que   afirman   que   el   receptor   ha sido   agraciado   con   el   primer   premio   (que   es   millonario),   a   pesar   que   la   presunta   victima   no   ha participado   en   ninguna   clase   de   sorteo   (Se   le   dice   que   ha   sido   seleccionado   al   azar   por   medio   de   su dirección    de    correo    electrónico,    o    de    entre    los    que    han    visitado    determinadas    páginas    Web,    o explicaciones similares). El   único   requisito   que   hace   falta   para   cobrar   el   cuantioso   premio   es   el   paco   de   una   cantidad   de dinero   en   concepto   de   pago   de   impuestos,   aranceles,   tasas   o   similar,   para   lo   cual   se   facilita   una cuenta   bancaria   o   se   solicita   una   transferencia   a   través   de   Western   Unión.   Es   frecuente   también   que los   autores   utilicen   los   logotipos   de   empresas   aseguradoras   o   bancarias   de   prestigio   o   incluso   de algún   Ministerio   con   el   fin   de   "garantizar"   la   autenticidad   de   los   mensajes   y   por   lo   tanto   el   cobro   del premio. Asimismo   los   teléfonos   de   contacto   y   números   de   fax   se   corresponden   con   teléfonos   móviles con tarjeta de prepago. Una vez que la victima ha ingresado la cantidad de dinero solicitado, se consuma la estafa y ya no vuelve a saber nada de los autores. Trileros. La   estafa   consiste   en   incitar   al   público   a   participar,   mediante   apuestas   de   dinero,   en   juegos   de habilidad   que,   aparentemente,   permite   grandes   posibilidades   para   el   que   participa   y   que   se   ofrecen   en plena   vía   pública,   sobre   una   pequeña   mesa.   El   juego   más   utilizado   consiste   en   descubrir   en   qué   lugar se   esconde   una   bolita   que   es   tapada   por   una   chapa   o   vaso.   Para   que   el   juego   parezca   más   fácil,   en torno   a   la   persona   que   mueve   las   chapas   o   los   vasos   (el   que   dirige   el   juego),   hay   uno   o   varios   "falsos jugadores"   (ganchos),   los   cuales   ganan   dinero   fácilmente   de   acuerdo   con   la   persona   que   mueve   las chapas.   Al   principio,   se   deja   ganar   a   la   persona   que   inicia   el   juego,   para   que,   animado   por   el   éxito, juegue   una   cantidad   importante.   La   mano   es   más   rápida   que   la   vista,   por   lo   que   cuando   la   cantidad   es importante, la víctima pierde irremisiblemente su dinero. Es frecuente en ferias y mercadillos. El Tocomocho. La   estafa   suele   desarrollarse   en   lugares   de   tránsito   (estaciones,   cajeros,   etc.)   mediante   una   persona   que   abordando   a   la   víctima manifiesta   tener   un   billete   de   lotería   premiado   y   que   por   las   prisas   no   puede   cobrar.   Pide   a   la   víctima   desesperadamente   que   le   abone   la   cantidad del   premio   o,   incluso,   menos,   ya   que   debido   al   viaje   que   tienen   que   hacer   no   puede   cobrar.   Para   dar   mayor   credibilidad   interrumpe   otro   aparente transeúnte   (gancho)   que   suele   afirmar   la   autenticidad   del   premio   exhibiendo   un   listado   de   boletos   premiados   en   un   periódico.   La   víctima   accede a aportar la cantidad del dinero premiado y cuando va a recuperarlo a la ventanilla de la lotería comprueba que el billete es falso. La Estampita. La   víctima   (el   ciudadano)   es   abordado   por   una   persona   que   aparenta   tener   cierta   discapacidad   intelectual   (estafador   1).   Ésta   le   enseña una   bolsa   que   parece   estar   llena   de   billetes,   incluso   pueden   verse   algunos.   El   estafador   1   no   da   ninguna importancia   a   lo   que   lleva   diciéndole   a   la   víctima   que   en   la   bolsa   lleva   "estampitas"   o   "cromos"   y   que   en casa   tiene   muchos   más.   En   ese   momento   interrumpe   otro   aparente   ciudadano   [estafador   que   hace   de gancho   (estafador   2)],   el   cual   ofrece   a   la   víctima   la   posibilidad   de   engañar   al   estafador   1   comprándole la   bolsa   por   una   cantidad   de   dinero.   Sin   embargo,   el   gancho,   dice   no   tener   dinero   para   participar   en la   "compra"   de   la   bolsa.   No   obstante   anima   a   la   víctima   a   realizar   la   compra   dados   los   grandes beneficios    que    le    va    a    reportar    el    "engaño"    al    estafador    1.    Incluso,    el    gancho    se    ofrece    para acompañar   a   la   víctima   a   buscar   dinero,   al   objeto   de   que   no   tenga   ningún   contratiempo.   Una   vez   que la   víctima   materializa   la   "compra"   entregando   el   dinero   por   la   bolsa   desaparecen   los   dos   estafadores. Cuando la víctima abre la bolsa comprueba que no contiene billetes sino tacos de recortes de papel.   El Nazareno. Las   víctimas   de   la   estafa   son   empresas   que   suministran   mercancías.   Los   estafadores   se   instalan   en un   lugar   alquilando   un   almacén   a   nombre   de   una   empresa.   Empiezan   a   realizar   pequeños   pedidos,   que   se   guardan   en   el   almacén   y   que   son abonados   en   el   acto   a   las   empresas   suministradoras.   De   esta   manera   los   estafadores   se   ganan   la   confianza   de   las   víctimas.   Seguidamente realizan   grandes   pedidos   de   mercancías,   diciéndole   a   los   suministradores   que   los   pagos   los   van   a   realizar   en   varios   plazos.   Incluso,   pueden llegar   a   cumplir   el   primero   de   dichos   pagos.   De   forma   repentina,   la   empresa   desaparece   de   lugar,   llevándose   la   mercancía   y   dejando   pendiente de   abonar   las   deudas   contraídas.   Cuando   las   empresas   de   suministros   estafadas   quieren   hacer   gestiones   para   ejecutar   el   cobro   comprueban que la empresa que les hizo los pedidos no existe.   El Instalador. Los   estafadores   se   personan   en   el   domicilio   de   la   víctima.   Van   vestidos   con   mono   de   trabajo.   Se presentan   diciendo   que   son   trabajadores   de   la   empresa   instaladora   del   gas   y   que   vienen   a   realizar   una revisión    de    la    instalación.   Aparentan    realizar    varios    trabajos    técnicos;    normalmente,    se    limitan    a cambiar   un   trozo   de   manguera   del   gas.   Finalizado   el   trabajo   extienden   una   factura.   Cuando   la   víctima comenta el caso con otras personas comprueba que ha sido estafada por falsos instaladores. El Desahuciado. Suele   cometerse   mediante   la   visita   al   domicilio   de   la   víctima.   El   estafador   se   hace   pasar   por   una persona   que   se   encuentra   en   graves   apuros   económicos,   con   graves   problemas   familiares;   si   es   mujer dirá   que   ha   sido   abandonada,   que   tiene   muchos   hijos,   etc.   En   todo   caso   trata   de   afectar   la   sensibilidad de   la   víctima. Al   final,   el   estafador   explica   que   para   poder   subsistir   está   procediendo   a   liquidar   sus   objetos más   preciados.   En   ese   momento   exhibe   un   objeto   personal   (reloj   de   pulsera   de   una   marca   muy   cara,   collar,   sortija,   etc.)   diciendo   que   es   una   joya preciosa,   muy   valiosa.   Ofrece   el   objeto   a   cambio   de   un   precio   muy   bajo   en   comparación   a   lo   que   dice   que   vale.   Cuando   la   víctima   accede   a   la compra del objeto comprueba que es una baratija.   Estafas por Internet. Nuevos Modus-Operandi de estafa en la compra de vehículos por INTERNET. Se   viene   observando   en   diversas   páginas   de   INTERNET   dedicadas   a   la   venta   de   vehículos   entre   particulares   dos   nuevos   sistemas   de estafa: El   primero   consiste   en   que   una   persona   de   otro   país   se   muestra   interesada   por   uno   de   los   coches   anunciados,   pero   no   para   él   sino   para un   conocido   suyo.   El   caso   es   que   esa   tercera   persona   estaría   dispuesta   a   pagar   una   cantidad   de   dinero   muy   superior   a   la   solicitada   por   el vendedor,   así   que   el   presunto   estafador   libra   un   cheque   al   propietario   del   vehículo   por   la   cantidad   de   dinero   ofrecida   por   su   conocido   y   lo   que tiene   que   hacer   el   vendedor   al   recibirlo   es   efectuar   un   giro   postal   o   transferencia   –a   través   de   Western   Union-   por   la   cantidad   de   dinero   de   la diferencia   (quizá   salvo   una   posible   compensación   por   la   molestia).   El   vendedor   del   vehículo   recibe   el   cheque   y   al   llevarlo   a   su   banco,   éste   lo recoge    (es    un    cheque    auténtico,    no    hay    por    qué    sospechar),    por    lo    que    acto    seguido    hace    la transferencia   por   el   importe   acordado.   Después   de   un   corto   espacio   de   tiempo   se   le   avisa   de   la entidad   bancaria   de   que   la   cuenta   consignada   en   el   cheque   no   tiene   fondos   o   no   existe,   por   lo   que por   una   parte   no   dispone   del   dinero   apalabrado   y   por   otra   ya   ha   perdido   la   cantidad   transferida.   El vehículo no cambia de manos en ningún momento. En   el   segundo   método   es   el   comprador   el   que   resulta   estafado.   El   presunto   vendedor   dice   que no   le   importa   mandar   el   vehículo   a   la   residencia   del   comprador,   pero   que   a   cambio   solo   quiere   saber si   éste   tiene   realmente   el   dinero   y   que   no   se   trata   de   un   engaño,   así   que   le   solicita   que   haga   una transferencia   por   Western   Union,   pero   poniendo   como   beneficiario   un   nombre   ficticio,   así   el   estafador podría   ver   en   la   página   web   de   esta   empresa   que   realmente   se   ha   hecho   el   pago,   aunque   no   pueda acceder   al   dinero.   Una   vez   visto   esto   le   mandaría   el   vehículo   en   un   plazo   de   2   ó   3   días.   La   estafa consiste   en   que   el   comprador   mediante   un   documento   adecuadamente   falsificado   -dispone   de   varios días para confeccionarlo- cobraría el dinero sin enviar vehículo alguno
© Policía Local Ronda Pza. de Carlos Cano s/n 29400 Ronda (Málaga) Telf. 952871369 Mail: policialocal@ronda.es - Excmo Ayuntamiento de Ronda - Webmaster: jgudepl@gmail.com Sitio Web patrocinado por Sur Informática Avda. Victoria s/n