175 años a su servicio
Polícía Local  Ronda
Defensa personal policial
Las   técnicas   de   defensa   personal    y   seguridad   policial,   son   técnicas   de   artes   marciales,   utilizadas bajo   las   normas   de   actuación   policial,   respetando   por   lo   tanto   la   legislación   vigente   en   esta   materia   y   las pautas y condicionantes que puedan marcar las diferentes situaciones. Dentro   de   la   aplicación   de   estas   técnicas   se   encuentran   las   técnicas   realizadas   con   manos   libres   y   las técnicas   realizadas   con   elementos   integrantes   del   equipamiento   policial,   ya   sean   defensas,   rigidas   o   flexibles, largas, cortas, extensibles, u otras como grilletes, bridas o las armas reglamentarias. La   plantilla   de   Policía   Local   de   Ronda ,   además   de   la   formación   puntual   recibida   en   la   Escuela   de   Seguridad Pública   de   Andalucía   por   profesores   especializados,   participa   en   un      nuevo   programa   de   formación   en   dicha   materia impartida   por   miembros   de   la   misma   con   formación   técnica   de   primer   nivel.   Para   ello   contamos   con   un   tatami   y   el material   necesario   para   las   prácticas.   A   todo   ello   se   suma   la   formación   a   nivel   personal   que   gran parte   de   los   Policías   ya   tienen,   llegando   algunos   de   ellos   a   los   grados   de   cinturón   marrón   y   negro primer dan en Karate, Aikido y Judo. La    defensa    personal    policial    debemos    entenderla    como    el    conjunto    de    técnicas    y    disciplinas    aplicables    en situaciones   límite,   donde   el   uso   de   la   fuerza   es   la   única   alternativa   para   dar   solución   a   una   situación   comprendida   dentro de una actuación policial. Los   cuerpos   de   seguridad   son   parte   de   la   imagen,   de   cara   al   ciudadano,   de   las   administraciones,   y   una   imagen eficaz,   profesional   a   la   vez   que   flexible   y   benévola,   de   tranquilidad   y   confianza   al   ciudadano,   que   interpreta   que   los   actos de los cuerpos de seguridad son una consecuencia directa de la gestión de la administración. Una    actuación    policial,    donde    se    emplea    el    uso    de    la    fuerza,    debe    cumplir    unas    reglas,    no    solo    legales,( congruencia, oportunidad, proporcionalidad y legalidad), sino también , éticas y populares. Las   administraciones   presionan   para   que   sus   cuerpos   policiales   se   comporten,   cada   vez   más,   de   una   forma   totalmente   impecable,   en   todos los   sentidos,   y   el   ciudadano   debe   verlos   como   sus   salvadores   evitando   toda   acción   represiva,   incluso   en   situaciones   de   extrema   violencia, convirtiéndonos en una sociedad moderna, tolerante y con un alto grado de valores éticos. No   debemos   ver   a   nuestros   adversarios   como   enemigos,   sino   como   meros   sujetos   con   los   que   debemos interactuar   para   conseguir   nuestro   fin.   Este   concepto   viene   adoptado   de   las   artes   marciales,   donde   el   enemigo   no existe,   sino   que   lo   que   existe      son   varias   partes   de   un   solo   elemento   (   la   lucha   o   el   combate)   que   se   unen   para   lograr   un     solo   fin   (   neutralizar   una   agresión)   convirtiéndolo   en   armónico.   Ese   concepto   tan   abstracto   tiene   una   aplicación   práctica fundamental   en   el   enfrentamiento   cuerpo   a   cuerpo,   y   es   que   al   eliminar,   de   la   psicología   del   practicante,   la   figura   del enemigo   o   contrincante,   desaparece   el   miedo   al   enfrentamiento,   ya   no   importa   el   tamaño,   el   número   o   la   agresividad   o las   armas   de   nuestro   oponente,   tan   solo   son   elementos   ante   los   que   hay   que   actuar   de   una   forma   determinada,   así   , haciendo   del   enfrentamiento   algo   científico,   logramos   una   respuesta   psicológica   científica   apartando   los   miedos   o prejuicios personales de cada uno, que afectan a las situaciones en la calle, sobre todo, con altos niveles de estrés. En   resumen,   convertiremos   situaciones   emocionales   en   actuaciones   mecánicas   y   técnicas   y   por   ende,   en profesionales.   Esta   fase   psicológica   requiere   una   adaptación   lenta,   ya   que   los   miedos   adquiridos   durante   nuestra   infancia   y   adolescencia   no   se borran   en   unas   sesiones   de   entrenamiento.   Pero   la   interacción   con   compañeros   de   entreno,   con   mas   talla   y   fuerza   que   faciliten   la   labor   del   uke   ( compañero que ataca), van llenando de confianza al alumno. Por   otro   lado,   el   tener   un   estado   de   ánimo   tranquilo   y   relajado   y   no   considerar   al   oponente   como   enemigo,   conseguirá   que   los   alumnos tengan menos probabilidades de reaccionar de forma inapropiada, debido al estrés, y hagan un uso desmedido de la fuerza y de la técnica.
Defensa personal policial
© Policía Local Ronda Pza. de Carlos Cano s/n 29400 Ronda (Málaga) Telf. 952871369 Mail: policialocal@ronda.es - Excmo Ayuntamiento de Ronda - Webmaster: jgudepl@gmail.com Sitio Web patrocinado por Sur Informática Avda. Victoria s/n