175 años a su servicio
Polícía Local  Ronda
Violencia de género
Fruto    del    convenio    firmado    entre    el    Ministerio    del    Interior,    la    Federación Española   de   Municipios   y   Provincias   y   el Ayuntamiento   de   Ronda   para   la   lucha   contra la   violencia   de   género,   surge   el   compromiso   de   esta   Jefatura   de   crear   una   unidad especializada   dedicada   a   esta   importantísima   labor,   dando   así   cobertura   a   las   víctimas en nuestra ciudad. Para   mejorar   la   coordinación   entre   cuerpos   de   seguridad,   las   policias   locales   se integran   en   el   Sistema   Estatal   de   Bases   de   Datos   Policiales   por   el   que   la   Jefatura   de Ronda   tiene   acceso,   entre   otros,   a   los   datos   de   antecedentes,   registros   de   vehículos   o seguimiento de los casos de violencia de género. En   resumen,   el   trabajo   que   desempeñan   los   Policías   destinados   al   grupo   contra   la violencia de género es muy diverso, pero podríamos concretarlo en los siguientes puntos: - Presencia en el momento de la denuncia. - Guía de pasos a seguir, contacto con asistente social y psicólogos. -Acompañamiento al Juzgado para declarar. -Entrevistas periódicas segúin el estado y situación de cada víctima. -Contacto telefónico constante en función de la situación personal. - Entrevistas con el presunto maltratador. - Vigilancias en la zona de la vivienda, lugar de trabajo yo en la zona del colegio donde asisten los hijos de la mujer maltratada. -Toma de declaración cuando comparecen ante la Policía, informando al Juzgado de los hechos relevantes. Pautas generales de actuación policial (I) Atendiendo   a   nuestra   normativa   actual,   y   muy   especialmente   la   Ley   Orgánica   1/2004,   de   28   de   diciembre,   de   Medidas   de   Protección   Integral contra la Violencia de Género, pueden establecerse las siguientes pautas de intervención policial: 1.   Intervención   Integral.   La   intervención   policial   debe   tender   a   una   intervención   integral,   en   la   que   se   aborden   todas   las   necesidades   de   las víctimas y se colabore con los restantes profesionales que trabajen en el mismo caso, o que puedan hacerlo. 2.   Intervención   Inmediata.   La   gravedad   de   estos   delitos,   su   extensión   actual,   la   alarma   social   existente   y   las   consecuencias   para   las   víctimas, hacen que la intervención deba ser prioritaria. 3.   Intervención   Multidisciplinar,   Coordinada   y   Coresponsable.   Puesto   que   todas   las   Fuerzas   y   Cuerpos   de   Seguridad,   incluidas   las   Policías Locales   y   Autonómicas,   tienen   competencia   en   la   materia   y,   además,   intervienen   otro   tipo   de   profesionales,   es   necesaria   la   colaboración   y   el cumplimiento por cada profesional de su propia responsabilidad. Concepto de género Con   el   término   género   nos   referimos   al   conjunto   de   pautas   culturales,   no   biológicas,   que   otorgan   distinto   poder   a   los   hombres   y   a   las   mujeres,   y sitúan   a   las   mujeres,   por   el   hecho   de   serlo,   en   inferioridad   frente   a   los   hombres,   constituyendo   lo   que   se   ha   dado   en   llamar   "la   mayoría   en inferioridad". Este concepto, creado en 1.970 se encuentra en la actualidad consagrado en las normas internacionales y en nuestro derecho interno. La   Declaración   de   Naciones   Unidas   sobre   la   Eliminación   de   la   Violencia   contra   la   Mujer,   proclamada   en   diciembre   de   1.993   por   la   Asamblea General,   recuerda   que   la   violencia   contra   la   mujer   es   una   violación   de   los   derechos   humanos   y   las   libertades   fundamentales   y   define   la   violencia contra la mujer por razón del género como: "Todo   acto   de   violencia,   basado   en   la   pertenencia   al   sexo   femenino,   que   tenga   o   pueda   tener   como   resultado   un   daño   o   sufrimiento   físico,   sexual o   psicológico   para   la   mujer,   así   como   las   amenazas   de   tales   actos,   la   coacción   o   la   privación   arbitraria   de   la   libertad,   tanto   si   se   producen   en   la vida pública como en la privada." Esta norma explicita que la violencia contra la mujer por razón del género o violencia de género abarca: •la   violencia   en   el   hogar:   la   violencia   física,   sexual   y   psicológica   que   se   produzca   en   la   familia,   incluidos   los   malos   tratos,   el   abuso   sexual   de   las niñas   en   el   hogar,   la   violencia   relacionada   con   la   dote,   la   violación   por   el   marido,   la   mutilación   genital   y   otras   prácticas   tradicionales   nocivas,   los actos de violencia perpetrados por otros miembros de la familia y la violencia relacionada con la explotación. •la   violencia   ajena   al   ámbito   del   hogar:   la   violencia   física,   sexual   y   psicológica   perpetrada   contra   las   mujeres   dentro   de   la   comunidad   en   general, incluida   la   violación,   el   abuso   sexual,   el   acoso   y   la   intimidación   sexual   en   el   trabajo,   en   instituciones   educativas   y   en   otros   lugares,   la   trata   de mujeres y la prostitución forzada. •la violencia institucional: la violencia física, sexual o psicológica perpetrada o tolerada por cualquier estado. Sin   embargo   la   Ley   integral,   en   su   redacción   definitiva,   no   ofrece   una   definición   específica   para   los   malos   tratos,   a   los   que   no   menciona separadamente   de   la   violencia   de   género,   limitándose   a   decir   que   la   violencia   sufrida   por   las   mujeres   por   sus   parejas   o   ex-parejas   es   una manifestación   de   la   desigualdad   entre   los   hombres   y   las   mujeres   y,   por   tanto,   un   tipo   de   violencia   de   género,   a   la   que   sí   define   en   el   artículo   1   de la Ley Orgánica dedicado al objeto de la ley y donde puede leerse: 1.   La   presente   Ley   tiene   por   objeto   actuar   contra   la   violencia   que,   como   manifestación   de   la   discriminación,   la   situación   de   desigualdad   y   las relaciones   de   poder   de   los   hombres   sobre   las   mujeres,   se   ejerce   sobre   éstas   por   parte   de   quienes   sean   o   hayan   sido   sus   cónyuges   o   de   quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia. 2.   Por   esta   Ley   se   establecen   medidas   de   protección   integral   cuya   finalidad   es   prevenir,   sancionar   y   erradicar   esta   violencia   y   prestar   asistencia   a sus víctimas. 3.   La   violencia   de   género   a   que   se   refiere   la   presente   Ley   comprende   todo   acto   de   violencia   física   y   psicológica,   incluidas   las   agresiones   a   la libertad sexual, las amenazas, las coacciones o la privación arbitraria de libertad Llamamos   malos   tratos   (o   violencia   doméstica)   a   toda   violencia   física,   psicológica   o   sexual   que   se   sufre   en   el   ámbito   del   hogar,   o   por   parte   de personas con las que se ha compartido una relación afectiva, aunque no se comparta ya el hogar o no se haya compartido nunca. Después   de   las   mujeres,   el   grupo   con   mayor   riesgo   de   sufrir   malos   tratos   son   las   niñas   y   los   niños,   dentro   de   una   dinámica   de   malos   tratos   a   la madre que los abarca directa o indirectamente. El   siguiente   grupo   de   riesgo   son   las   ancianas   y   ancianos,   si   bien   hasta   la   fecha   no   se   ha   llegado   a   situaciones   tan   extendidas   como   en   el   caso   de los malos tratos a mujeres. En   definitiva,   la   violencia   doméstica   ejercida   sobre   las   mujeres   tiene   peculiaridades   que   la   distinguen   de   la   violencia   doméstica   sobre   hombres por parte de sus parejas, o sobre ancianos y ancianas por parte de familiares: •El   maltrato   a   la   mujer   por   su   pareja   o   ex-pareja   es   una   de   las   formas   más   comunes   de   violencia   contra   las   mujeres,   siendo   más   posible   que sufran ataques repetidos, lesiones o violaciones, o que las maten ellos que cualquier otro tipo de agresores. •Se trata de un fenómeno global que se extiende por todos los niveles sociales y países. •El   impacto   de   los   malos   tratos   a   mujeres   en   su   salud   es   tan   grave   que   está   considerado   como   un   importante   problema   de   salud   pública,   ya   que además   de   las   lesiones   físicas,   hay   casi   siempre   daño   o   lesiones   psicológicas,   en   ocasiones   aparecen   alteraciones   en   la   salud   sexual   y   es   a largo plazo un factor de riesgo en la salud. Por   supuesto,   cualquier   persona   que   haya   sufrido   violencia   en   el   hogar   merece   asistencia   y   un   trato   correcto   y   eficaz   de   los   operadores   jurídicos y,   de   hecho,   algunas   de   las   pautas   de   intervención   que   se   detallan   en   este   manual   pueden   utilizarse   en   la   asistencia   a   todo   tipo   de   víctimas, sobre   todo   en   lo   referente   a   la   acogida   e   intervención   en   crisis   .   Pero   puesto   que   sólo   en   los   casos   de   malos   tratos   a   las   mujeres   (incluidos   los hijos/as   cuando   los   haya)   existen   especiales   dificultades   para   poner   fin   a   la   situación,   y   solo   éstos   constituyen   en   la   actualidad   una   lacra   social por   su   extensión,   al   hablar   de   malos   tratos   nos   referiremos   en   este   texto   a   la   violencia   que   sufre   la   mujer   en   el   ámbito   doméstico   por   serlo   y   tener menos poder social que el hombre. En   los   delitos   de   malos   tratos   el   agresor   y   la   víctima   tienen   o   han   tenido   una   relación   sentimental,   y   el   delincuente   reitera   actos   de   agresión   sobre la misma víctima y los combina con expresiones de arrepentimiento. Hablamos de circuito de violencia para describir las fases circulares de los malos tratos que consisten en: 1.Episodio de violencia 2.Fase de relajación 3.Episodio de reconciliación 4.Fase de tensión Estas   fases   se   van   sucediendo   retroalimentándose,   aunque   a   medida   de   que   se   vaya   agravando   la   violencia,   la   fase   de   relajación   disminuye, pudiendo llegar a desaparecer. En   los   delitos   de   malos   tratos   lo   normal   es   que   la   mujer   esté   profundamente   afectada   psicológicamente   y   que   tenga   una   escasa   capacidad   para asumir   los   procedimientos   judiciales,   con   lo   que   éstos   supondrán   para   ella   una   segunda   victimización;   la   consecuencia   de   esta   profunda afectación   psicológica   es   que   durante   la   tramitación   de   dichos   procedimientos   la   mujer   va   a   desarrollar   diversas   conductas   aparentemente contradictorias,   tales   como   decir   que   no   quiere   que   le   pase   nada   a   su   marido,   que   en   el   fondo   no   es   malo,   que   quiere   regresar   con   él,   etc.,   que irán   deteriorando   progresivamente   su   imagen   ante   los   operadores   jurídicos,   muchas   veces   desconocedores   de   que   tales   comportamientos   no son más que evidencias del maltrato psicológico padecido y del estado de indefensión resultante. Una   de   las   conductas   frecuentes   de   la   mujer   dentro   de   los   procedimientos   judiciales,   que   es   causa   de   sorpresa   e   incomprensión   si   no   se conocen   los   mecanismos   de   este   tipo   de   violencia   de   género,   es   la   retirada   de   la   denuncia   y   de   la   solicitud   de   la   orden   de   protección   debido   a   su estado   psicológico,   a   las   conductas   que   esté   desarrollando   en   ese   momento   el   dominador   (ya   sean   amenazas   o   promesas   de   cambio),   y   a   la presión de su entorno para que lo perdone. Pautas de actuación policial en los casos de malos tratos El   problema   de   los   malos   tratos   requiere   intervenciones   multidisciplinares   bajo   criterios   especializados.   La   intervención   policial   parte,   en   principio, de los mismos criterios de intervención que la del resto de los profesionales, ya que los objetivos son idénticos. •Pautas generales de actuación profesional •Pautas generales de actuación policial •Pautas de intervención policial específicas para la interacción con la víctima •Pautas en el desvelamiento de los malos tratos 7.1. Pautas generales de actuación profesional Todas las intervenciones profesionales en esta materia se orientan a la obtención de los siguientes objetivos: 1. Atender al estado y de las necesidades de las víctimas, que suelen ser, además de las mujeres, sus hijos e hijas. Desde esta premisa, las intervenciones se dirigen hacia dos direcciones: •La prevención de actos violentos futuros, y por tanto, la protección de las víctimas. •La recuperación de las víctimas Para   conocer   el   estado   de   las   víctimas   y   sus   necesidades   una   de   las   intervenciones   mas   relevantes   serán   las   entrevistas   a   las   víctimas, especialmente en las tomas de denuncias. 2. Hacer visible la violencia que se produzca en cada caso. Para   ello   es   necesaria   una   recopilación   de   datos   exhaustiva   y   dejar   constancia   documental   de   toda   la   variedad   de   conductas   abusivas   o violentas ocurridas a lo largo del tiempo para que puedan ser consideradas por otros/as profesionales. Las declaraciones de las víctimas serán de especial importancia para recoger con detalle las conductas que pudieran estar desarrollándose. 3. La detección de la violencia. En   los   casos   en   los   que   la   mujer   no   refiera   estar   sufriendo   violencia   doméstica   pero   existan   indicios   de   la   misma;   o   en   los   casos   en   los   que   la mujer   refiera   estar   sufriendo   un   tipo   de   violencia   (por   ejemplo   física)   pero   pueda   existir   otro   tipo   de   violencia   (por   ejemplo   sexual,   psicológica   o económica. Artículo 19. Derecho a la asistencia social integral 1.las   mujeres   víctimas   de   violencia   de   género   tienen   derecho   a   servicios   sociales   de   atención,   de   emergencia,   de   apoyo   y   acogida   y   de recuperación   integral.   La   organización   de   estos   servicios   por   parte   de   las   Comunidades   Autónomas   y   las   Corporaciones   Locales,   responderá   a los principios de atención permanente, actuación urgente, especialización de prestaciones y multidisciplinariedad profesional. 2.La atención multidisciplinar implicará especialmente: a.Información a las víctimas b.Atención psicológica c.Apoyo social d.Seguimiento de las reclamaciones de los derechos de la mujer. e.Apoyo educativo a la unidad familiar> f.Formación   preventiva   en   los   valores   de   igualdad   dirigida   a   su   desarrollo   personal   y   a   la   adquisición   de   habilidades   en   la   resolución   no   violenta de conflictos. g.Apoyo a la formación e inserción laboral. 3.Los    servicios    adoptarán    fórmulas    organizativas    que,    por    la    especialización    de    su    personal,    por    sus    características    de    convergencia    e integración de acciones, garanticen la efectividad de los indicados principios. 4.Estos   servicios   actuarán   coordinadamente   y   en   colaboración   con   los   Cuerpos   de   Seguridad,   los   Jueces   de   violencia   sobre   la   Mujer,   los servicios   sanitarios   y   las   instituciones   encargadas   de   prestar   asistencia   jurídica   a   las   víctimas,   del   ámbito   geográfico   correspondiente.   Estos servicios podrán solicitar al Juez las medidas urgentes que consideren necesarias. Los apartados 5, 6 y 7, de este artículo serán referidos posteriormente. Artículo 31. Fuerzas y Cuerpos de Seguridad a.El   gobierno   establecerá,   en   las   Fuerzas   y   Cuerpos   de   Seguridad   del   Estado,   unidades   especializadas   en   la   prevención   de   la   violencia   de género y en el control de la ejecución de las medidas judiciales adoptadas. b.El   Gobierno,   con   el   fin   de   hacer   más   efectiva   la   protección   de   las   víctimas,   promoverá   las   actuaciones   necesarias   para   que   las   Policía   Locales, en   el   marco   de   su   colaboración   con   las   Fuerzas   y   Cuerpos   de   Seguridad   del   Estado,   cooperen   en   asegurar   el   cumplimiento   de   las   medidas acordadas   por   los   órganos   judiciales   cuando   éstas   sean   algunas   de   las   previstas   en   el   artículo   544   bis   de   la   Ley   de   Enjuiciamiento   Criminal   o   en el artículo 57 del Código Penal. c.La   actuación   de   las   Fuerzas   y   Cuerpos   de   Seguridad   del   Estado   habrá   de   tener   en   cuenta   el   protocolo   de   actuación   en   las   Comunidades Autonómicas   que   cuenten   con   cuerpos   de   policía   que   desarrollen   las   funciones   de   protección   de   las   personas   y   bienes   y   el   mantenimiento   del orden   y   de   la   seguridad   ciudadana   dentro   del   territorio   autónomo,   en   los   términos   previstos   en   sus   Estatutos,   en   las   Ley   Orgánica   2/1.986,   de   13 de   marzo,   de   fuerzas   y   cuerpos   de   Seguridad,   y   en   sus   leyes   de   policía,   y   todo   ello   con   la   finalidad   de   hacer   más   efectiva   la   protección   a   las víctimas. Artículo 32 .Los    poderes    públicos    elaborarán    planes    de    colaboración    que    garanticen    la    ordenación    de    sus    actuaciones    de    prevención,    asistencia    y persecución   de   actos   de   violencia   de   género,   que   deberán   implicar   a   las Administraciones   Sanitarias,   la Administración   de   Justicia,   las   fuerzas   y Cuerpos de Seguridad y los servicios sociales y organismos de igualdad. .En   el   desarrollo   de   dichos   planes,   se   articularán   protocolos   de   actuación   que   determinen   los   procedimientos   que   aseguren   una   actuación   global e integral de las distintas administraciones y servicios implicados, y que garanticen la actividad probatoria en los procesos que se sigan. .Las   Administraciones   con   competencias   sanitarias   promoverán   la   aplicación,   permanente   actualización   y   difusión   de   protocolos   que   contengan pautas   uniformes   de   actuación   sanitaria,   tanto   en   el   ámbito   público   como   privado,   y   en   especial,   el   Protocolo   aprobado   por   el   Consejo Interterritorial del sistema nacional de Salud. Tales   protocolos   impulsarán   las   actividades   de   prevención,   detección   precoz   e   intervención   continuada   con   la   mujer   sometida   a   violencia   de género o en riesgo de padecerla. Los   protocolos,   además   de   referirse   a   los   procedimientos   a   seguir,   harán   referencia   expresa   a   las   relaciones   con   la Administración   de   Justicia,   en aquellos casos en los que exista constatación o sospecha fundada de daños físicos o psíquicos ocasionados por estas agresiones o abusos. iv.En   las   actuaciones   previstas   en   este   artículo   se   considerará   de   forma   especial   la   situación   de   las   mujeres   que,   por   sus   circunstancias personales   y   sociales   puedan   tener   mayor   riesgo   de   sufrir   la   violencia   de   género   o   mayores   dificultades   para   acceder   a   los   servicios   previstos   en esta   Ley,   tales   como   las   pertenecientes   a   minorías,   las   inmigrantes,   las   que   se   encuentren   en   situación   de   exclusión   social   o   las   mujeres   con discapacidad. Pautas generales de actuación policial (II)   -   Remisión   a   instituciones   que   ofrezcan   asistencia   a   las   mujeres   víctimas   de   malos   tratos   y   a   sus   hijos   e   hijas.   Tal   y   como   se   prevé   en   los artículos   reseñados   anteriormente,   complejidad   de   estos   delitos   y   el   grave   impacto   sobre   la   vida   de   sus   víctimas   hace   imprescindible   que   las mismas sean asistidas por diversos profesionales de distintas disciplinas. En   nuestra   comunidad   autónoma   el   Instituto   Andaluz   de   la   Mujer,   perteneciente   a   la   Consejería   para   la   Igualdad   y   Bienestar   Social,   ofrece asesoramiento   jurídico,   social   y   apoyo   psicológico,   además   de   contar   con   casas   de   acogida   para   los   casos   en   los   que   la   mujer   necesite   huir   y esconderse   del   agresor;   posee   además   un   servicio   telefónico   de   emergencia   operativo   24   horas   en   el   900.200.999.   Los   distintos   ayuntamientos ofrecen   también   centros   de   atención   especializada   a   favor   de   las   víctimas.   Es   conveniente   el   contacto   y/o   la   remisión   a   estas   instituciones,   así como a otras vinculadas a ellas. -   nformación   sobre   el   estado   y   las   necesidades   de   las   víctimas.   Como   requisito   previo   a   dar   protección   a   las   víctimas   está   conocer   su   situación concreta   y   sus   necesidades,   sin   olvidar   las   de   sus   hijos   e   hijas.   Para   ello   una   de   las   intervenciones   más   relevantes   serán   las   entrevistas   a   las víctimas, especialmente en las tomas de denuncias. Tal   y   como   se   desprende   del   apartado   4   del   artículo   32   de   la   Ley   Orgánica   1/2004,   deberán   atenderse   las   necesidades   de   las   mujeres   con especiales   dificultades   por   mayor   riesgo   de   sufrir   violencia   de   género,   dificultades   en   el   acceso   a   los   servicios,   pertenecientes   a   minorías, inmigrantes, mujeres en situación de exclusión social o con discapacidad. -   Valoración   de   peligrosidad   continuada.   Desde   el   primer   momento   en   el   que   una   mujer   refiere   a   un/a   policía   que   ha   sufrido   una   agresión   física   o psicológica   por   su   pareja   o   ex   pareja,   o   hay   indicios   de   que   así   haya   sido,   es   necesario   valorar   si   se   encuentra   en   situación   de   riesgo   de   ser agredida   de   nuevo   (física   o   psicológicamente),   de   sufrir   un   ataque   mortal   o   de   suicidarse,   así   como   si   otras   personas   de   su   entorno   se encuentran también en situación de riesgo (hijos e hijas, u otros familiares, nueva pareja de la mujer...) Esta   valoración   no   puede   limitarse   al   momento   en   el   que   la   policía   tiene   conocimiento   del   caso,   sino   que   es   necesario   hacer   una   valoración continuada en el que se tengan en cuenta los nuevos hechos, o la posible escalada de violencia.
© Policía Local Ronda Pza. de Carlos Cano s/n 29400 Ronda (Málaga) Telf. 952871369 Mail: policialocal@ronda.es - Excmo Ayuntamiento de Ronda - Webmaster: jgudepl@gmail.com Sitio Web patrocinado por Sur Informática Avda. Victoria s/n